Tu Navegador esta des-actualizado, para que el sitio
funcione correctamente porfavor:

Actualiza tu navegador

×

Julio 25, 2019

“Aquí va a nacer el anticristo si no reaccionamos, construyan una rápido”, expresó una preocupada cristiana local mientras manipulaba su rosario

Yucatán, México.- El día de ayer, se descubrió algo terrible y deberíamos de estar temblando por ello: apareción un municipio del interior del estado que no tiene una iglesia colonial en el centro junto al Ayuntamiento, tal y como dictan los cánones de conquista “pacífica” católica.


Se trata del municipio de Kisín Pek--en cristiano llamado “Perro Demoniaco”-- y los cristianos de la zona saben que algo así solo podría atraer desgracias: desde las 7 plagas de Egipto en Yucatán hasta el nacimiento del Anticristo.


Investigadores de la UADY han descubierto que en esa zona, se encuentra mucha radiación malvada e incluso han encontrado vestigios de misas negras.

La lideresa cristiana de Yucatán, quien esta semana anda de vacaciones porque ya logró que vuelvan a batear el matrimonio entre personas del mismo sexo, prepara una cruzada junto con los Templarios del estado para ir a solucionar el asunto o terminar con todo. “Es preferible activar una inquisición en la zona, que sabernos en peligro”, comentó un miembro de la organización.


El gobierno del estado también está preocupado, ya que no quieren que en una administración panista, católica y romana, nazca el sucesor de Belcebú y que éste extienda sus garras por todo el estado. Es por eso que han decidido lanzar una convocatoria a todos los arquitectos del estado para que inscriban sus proyectos de iglesia y que rápidamente se construya, como prioridad.


La bancada de MORENA en el Congreso, por supuesto que se ha opuesto defendiendo que “si el pueblo bueno no ha querido una iglesia al día de hoy... ¿para que construírselas?”.



Veremos en qué acaba esto, porque ¡Ay nanita! Nadie quiere al chamuco entre nosotros.


Con información esotérica y sin ningún sentido histórico, Darío de Yucatán.

Autor: Darío